Mar23012018

Última actualizaciónLun, 22 Ene 2018 12pm

Back Está aquí: Inicio Con critério Por Navidad...

Por Navidad...

Columna escrita por Miguel del Río

Confió en que también Donald Trump, el hombre con más poder de decisión del mundo, tenga igualmente en cuenta esta vieja tradición de que es en la Navidad cuando aflora lo mejor de nosotros. Falta hace porque llevamos años aciagos, inseguros con todo lo que pasa, y pensativos sobre el futuro, con una preocupación muy especial (como debe ser) hacia el presente y el futuro de nuestros jóvenes. Por eso viene bien que la Navidad sea reflexiva.

Somos muchísimos los que aprovechamos este tiempo para hacernos preguntas de todo tipo, aunque abundan las referidas a la convivencia. ¿Voy a seguir siendo igual el año que viene?; ¿soportaré a la gente tóxica con la que uno se topa de habitual?; ¿tendré el mismo comportamiento en el trabajo?; ¿daré en definitiva un cambio a mi vida? No por repetitivo, año tras año, una Navidad tras otra, deja de ser necesario que nos repensemos. Lo defiendo como oxigenante, porque las ganas de cambios pasan muy rápido o se extinguen en el nuevo ejercicio de meses del 2018 que estamos aún por atravesar. Alguien que no tiene trabajo, quiere conseguirlo. También es mejor que haya expectativas de encontrarlo en la tierra de uno, que no tener que levantar el vuelo, hacer las maletas, para buscarse la vida en otro punto de la geografía nacional, europea o mundial. Muchas pensamientos tienen en común el deseo personal de que se cumplan proyectos, ilusiones, anhelos y que la suerte nos mire de cara. Estas Navidades de 2017 son un tanto mejores, porque las de 2007 a 2016, metidos de lleno en la crisis económica, es mejor ni sacar a colación. En definitiva, deberíamos recordar lo malo pasado para vivir mucho mejor lo que está por llegar. Con tan solo asimilar que hay errores en los que no se puede volver a incurrir, habremos dado un gran paso. Quiero mostrarme optimista y esperanzado de que va a ser así. Existan los Trump, Putin o Kin jong un, y los líos en los que nos meten, vamos a disfrutar de los momentos actuales, y emplear los deseos dirigidos a todas las personas que queremos: ¡Feliz Navidad, feliz Año Nuevo, y que se hagan realidad los sueños!